domingo, mayo 13, 2007

Cuando el fútbol se vive con pasión

Acaba de terminar el partido entre Peñarol y Danubio por la última fecha del Clausura 2007. Luego de sufrir bastante en el segundo tiempo Peñarol ganó por 1 a 0 logrando forzar una final por este torneo.

Aunque no lo quiera en cada partido de Peñarol (y más en estos que son decisivos) la ansiedad y nervios se apoderan de mi, dejando mi lado racional de lado mientras dura el partido. Cuando lo pienso me rio de mi mismo pues muchas veces un resultado de un partido hace que de alguna manera mi humor cambie.

Volviendo a este torneo lo que quiero destacar es como un equipo puede comprometerse para conseguir algo, más allá de los obstáculos que se le pongan enfrente. Muchas veces cuando todos nos señalan algo que es imposible de alcanzar lo único que hacen es encender la pasión interna por lo que hacemos que hace que logremos llegar a alcanzar lo inalcanzable.

Por esto espero que dentro de cuatro días, el resultado de la final por el torneo Clausura vuelva a motivarme y escribir al respecto.

No hay comentarios.: